Cuándo tener relaciones para quedar embarazada

Si tú y tu pareja tienen mucha conexión o mucha “piel”, como se le suele decir a esas ganas incontrolables de estar siempre juntos acariciándose, seguramente sea algo muy incorporado en vosotros el hacer el amor casi todos los días. Ahora bien, si esas ganas también involucran los deseos de tener un bebé, en este artículo te contamos cuándo tener sexo para quedar embarazada. ¡No hará falta que os aclaremos que ahí tendrán que ponerle todas las energías positivas!

La ovulación, el principal factor para quedar embarazada

La ovulación es un proceso hormonal del sistema reproductor femenino en el que un folículo ovárico se abre y libera un óvulo o gameto, el cual “viaja” hacia la cavidad peritoneal y es fecundado a través del semen o esperma (el cual contiene miles de espermatozoides) en un plazo de entre 12 y 48 horas; caso contrario, el óvulo se desintegra.

Este proceso se da aproximadamente a la mitad del ciclo menstrual, contado desde el primer día de menstruación. Por ejemplo, si la menstruación comienza el día 1 de cualquier mes y eres regular (menstrúas cada 28 días), entonces debes tener presente que el día 14 se iniciarán tus días fértiles, durante cinco días. Si no eres muy regular, consultad en nuestra página la calculadora de la ovulación, o bien orina cada mañana en las tiras del test de ovulación.

También te darás cuenta de que estás en plena ovulación debido a que: tendrás más apetito sexual que en otras oportunidades; tu flujo vaginal tendrá una consistencia más viscosa, como una clara de huevo; y la vagina elevará su temperatura. Tres situaciones esenciales para recibir al esperma y trasladarlo hasta el óvulo, que estará allí como ansioso esperando el encuentro con el espermatozoide.

Teniendo en cuenta estos datos, entonces, ¿cuándo tener sexo para quedar embarazada? Algunos días antes de esa fecha, durante esa fecha (los días más fértiles) y algunos días después. Y procurad tener varios encuentros íntimos en ese tiempo, preparad el cuerpo y disfrutad lo más que podáis.

Puede ocurrir que, por el cansancio que implican las rutinas, falta de tiempo u otras razones, no tengáis deseos sexuales todos los días. Es cierto que incluso puede influir en la pérdida de esa “magia” que se genera entre los dos durante los encuentros más espontáneos, porque parecerá forzado. Hay parejas que lo hacen y les resulta, pero no todas tienen las mismas ganas de no saltearse ninguno de los 30 o 31 días del mes.

Además, el estrés y la ansiedad que podría crearse durante ese tiempo de búsqueda del bebé, suponiendo que al primer o segundo mes de intento no quedes, no es buena amiga. Mejor estad tranquilos y disfrutad de esos momentos en que vuestras anatomías se predisponen al encuentro.

Mito y error

Hay versiones que circulan y que suponen que para tener éxito a la hora de concebir, hay que hacer abstinencia durante una semana o diez días, a fin de que se acumule mayor cantidad de semen en el aparato reproductor masculino y, en consecuencia, también mayor cantidad de espermatozoides.

Sin embargo, esta opinión no solo es un mito, sino que además podría incluso bajar la calidad de los espermatozoides (imagínate que estuvieran cansados de esperar a liberarse), por lo que perderán velocidad cuando se produzca el coito y el hombre eyacule. Además, recuerda que la producción de espermatozoides depende de las condiciones genéticas de cada hombre, todos son distintos entre sí. Algunos producirán más, otros menos.

Por otra parte, un error bastante común que cometen las parejas cuando quieren procrear es utilizar lubricantes o saliva durante el acto sexual, ya que la mayoría de estos productos obstaculizan el traslado de los espermatozoides hacia el útero. De modo que la mejor opción es que creéis un ambiente erótico entre los dos durante un buen rato (lo que se le dice “hacer mucha previa”), para luego sí, una vez que ardáis en llamas, la lubricación llegue naturalmente. Nuestro cuerpo es muy sabio.

Así que el hecho de saber cuándo tener sexo para lograr quedarte embarazada dependerá un poco de las estrategias cuya eficacia esté probada (calendario de ovulación y frecuencia en la actividad sexual), y otro tanto dependerá de lo que vosotros dejéis liberado a los instintos. ¡A quitarse la ropa!