Síntomas de que estás embarazada

No todas las mujeres experimentan las mismas sensaciones cuando se encuentran en los primeros días de gestación. Sin embargo, en reglas generales, hay síntomas de que estás embarazada. No olvides que las hormonas se revolucionan de manera descomunal, lo que hace que el cuerpo y las percepciones se modifiquen mucho.

Cómo saber que estás embarazada

Aproximadamente siete de cada diez mujeres, estos signos se les manifiestan cuando han llegado a la sexta semana de gestación. Muchos de ellos irán desapareciendo gradualmente después de los tres primeros meses, ya que tu cuerpo comenzará a adaptarse a los cambios.

Los siguientes son algunos de los signos que podrían hacerte sospechar que serás madre, aunque no es necesario que los sientas todos, ya sea simultáneamente o en forma gradual. El organismo de cada mujer posee sus propias características y no tiene por qué ser igual a las de las otras. Incluso una misma mujer puede variar los síntomas entre un embarazo y otro.

Principales signos para saber si estas encinta

Atraso en la regla:

En principio, si hace más de 40 días que no menstrúas, ya tienes el primer indicio. Y si a eso le sumas que eres de las mujeres que controla su calendario de ovulación y sabes que has mantenido relaciones sexuales en tus fechas fértiles, pues es otro motivo más para dudar y comenzar a ilusionarte. Y más aún si tus períodos son regulares, ya que puedes calcular con mayor exactitud los días en que tu cuerpo está preparado para la concepción.

Repulsión a algunas comidas:

El asco al sabor o al aroma de determinados alimentos que incluso antes eran de tu agrado, es muy común en los primeros tiempos de embarazo.

Náuseas y vómitos:

Las náuseas o vómitos son otros de los síntomas de que estás embarazada, y pueden producirse a causa de lo que describimos en el punto anterior (repulsión a ciertos alimentos y olores) o sin motivo alguno.

Abdomen inflamado:

¿Has tenido la típica sensación de incomodidad o dolor en el abdomen cuando estás por tener la regla? Es parecida a la que se tiene cuando se trata de un embarazo. Sentirás el abdomen inflamado y puede que la ropa te quede ceñida a la cintura?

Senos hinchados:

Cuando quedas encinta, toda tu anatomía se prepara para amamantar, de modo que las hormonas influirán en tus senos y provocarán que se hinchen, se endurezcan y estén más sensibles al tacto. Los pezones suelen agrandar su tamaño y oscurecerse, ya que eso favorece la succión del bebé. También puede que tengas algo de dolor, como cuando estás próxima a menstruar.

Pesadez y somnolencia:

¿Notas que en los últimos días estás más cansada de lo habitual, que tienes pesadez en las piernas y mucho sueño? Es un claro ejemplo de embarazo. Probablemente, esta reacción tenga que ver con la mayor producción de la hormona progesterona. Luego del tercer mes de gestación, este cansancio podría menguar, aunque te anticipamos que en los últimos dos meses es posible que retorne, ya que andarás con una buena carga delantera.

Humor alterado:

Las hormonas que se alborotan durante el periodo de gestación también son responsables de que tus cambios permanentes de humor recaigan sobre quienes tratan a diario contigo. De modo que si últimamente lloras por tonteras, si estás más sensible ante cualquier situación, o si tu pareja es blanco de tus vaivenes emocionales, entonces ponte a pensar qué posibilidades tienes de que eso sea signo de una eventual maternidad.

Más ganas de orinar:

Debido a que el abdomen se inflama y comienza a presionar al útero, la necesidad de orinar es más frecuente. Además, en este proceso se incrementa la cantidad de sangre y demás fluidos, por lo cual los riñones trabajan más de lo habitual y depositan el líquido “excedente” en la vejiga. Si confirmas que este es uno de los síntomas de que estás embarazada, a medida que pasen los meses este se intensificará y… ¡es posible que desees correr al sanitario!

Temperatura basal elevada:

Si cada mañana al despertarte tomas la temperatura basal de tu organismo y registras durante veinte días que está elevada, es un indicio de gravidez.

Test positivo:

Es más que obvio que el test de embarazo es el método que confirma si has quedado (positivo) o no (negativo). Puedes hacerlo a partir de una semana o diez días después de que notes el atraso en tu menstruación.