Tercer Mes de Embarazo

En la decimoprimera semana desde la fecundación y novena de gestación comienza una nueva etapa de embarazo: el tercer mes. Y decimos “nueva etapa” porque finaliza el período embrionario y comienza el fetal. Muchos riesgos típicos empiezan a ceder y los cambios físicos a ser notorios, tanto para la madre como para quienes la ven. Toma nota de todo lo que debes saber sobre el tercer mes de embarazo.

Haciendo un repaso de los meses anteriores, el primer mes comienza con el primer día de la última menstruación y comprende las semanas 1, 2 (ambas desde la fecundación), 3, 4, 5 y 6 (de embarazo); el segundo mes comprende las semanas 7, 8 y 9 y 10; y el tercer mes, las semanas 11, 12 y 13. Como verás, en algunos meses se calculan tres semanas y no cuatro porque de otro modo la cuenta no sería exacta, mientras que de esta forma es un poco más precisa.

Si bien en esta instancia las posibilidades de sufrir un aborto natural descienden, es muy importante porque los estudios que el ginecólogo te indique revelarán varios aspectos relacionados con la salud de tu bebé, es decir, si su desarrollo avanza sin problemas o si existe alguna anomalía. Hay entonces mucha ansiedad e incertidumbre por parte de los padres, por lo cual será importante mantener la calma para no transmitirle sentimientos negativos al pequeño.

Cómo crece dentro de ti

  • 11 semanas
  • Lo que aún no se ha modificado en el feto durante esta etapa de la gestación son la piel y la proporción de su cabeza con el resto del cuerpo. En cuanto a la dermis, ésta sigue siendo transparente, y en cuanto a la cabeza, si bien aumenta de tamaño, no se adecua proporcionalmente al resto del cuerpo. ¡Sí, es un pequeño cabezón!
  • Todo lo que debes saber sobre el tercer mes de embarazo también incluye un cambio en la “talla” del feto: ya mide entre 4 y 5 centímetros y puede pesar hasta 8 gramos.
  • Ya tiene formados sus riñones. Muestra de ello es que empezará a producir orina, fluido del cual está compuesto principalmente el líquido amniótico.
  • Ya posee hígado y un estómago del tamaño de un grano de arroz, lo mismo que medía todo su cuerpo cuando finalizaba el primer mes de gestación. Como verás, su cuerpo se alarga poco a poco.
  • Unas 200 células ya fueron distribuidas y quedaron posicionadas en su cuerpo, a la vez que algunos músculos y nervios se movilizan.
  • Y como para que no queden dudas de su avance, el pequeño ser que habita dentro de ti ya habrá empezado a poner en práctica el llamado “reflejo patelar”: mover las piernas, saltar y rebotar contra las paredes del útero, lo cual lo preparará para andar una vez que haya nacido y crecido (caminar, correr, saltar). Es un recurso biológico importantísimo en cuanto a su sistema motriz.
  • 12 semanas
  • En esta etapa de gestación, el pequeño mide unos 5 centímetros y medio y pesa 14 gramos aproximadamente.
  • Debido a que la cabeza va adquiriendo poco a poco su tamaño proporcionado en relación al resto del cuerpo, los ojos, que estaban ubicados más hacia los costados, se van acercando entre sí y reposicionándose, lo cual le da al rostro rasgos cada vez más humanos.
  • Varios de sus órganos internos empiezan a funcionar, aunque no del todo. Por ejemplo, los riñones ya pueden filtrar la orina hacia la vejiga, y el hígado a producir bilis.
  • Se forman los genitales.
  • Algo muy importante en esta instancia es que el baby ya tiene reflejos, cualidad que se desarrolla gracias a que sus terminaciones nerviosas se multiplican velozmente. Podría, por ejemplo, cerrar sus deditos si alguien le tocara la palma de la mano.
  • 13 semanas
  • En cuanto a todo lo que debes saber sobre el primer mes de embarazo, es importante recalcar que aquí el feto mide unos 10 centímetros y pesa unos 50 gramos. ¡Cómo crece!
  • Las manos ya desarrollan todos sus huesos y aparecen las uñas en sus dedos.
  • La cabeza sigue proporcionándose en relación al resto del cuerpo, y aunque todavía no abre los ojos, estos dejan de estar a los costados y ya toman una posición frontal.
  • Se desarrollan los oídos.
  • El bebé puede moverse, patalear y rebotar contra las paredes uterinas. La mamá podrá comenzar a notarlo débilmente.

Los cambios en la mujer

Aunque a simple vista los cambios físicos ante los demás en el primer trimestre no son demasiado notorios, bastará con que desnudes tu barriga para que asome una prominencia leve con la típica forma de gravidez. En esta instancia, la embarazada aumenta aproximadamente 1 kilo o 1 kilo y medio.

Además, los pechos se hinchan aún más, se oscurecen y se pueden marcan las venas (los senos se están preparando para el amamantamiento). Es momento de hidratar la piel, que comienza a estirarse, para evitar la aparición de estrías.

Como decíamos anteriormente, el riesgo de sufrir un aborto natural se reduce notablemente. Ahora bien, la mami empezará a padecer ciertos malestares que la acompañarán al menos hasta la semana 15 de gestación (ya en el cuarto mes). Podrías sufrir náuseas, vómitos, mucho sueño, cansancio en las piernas, cambios de humor, gases.

En cuanto al cabello y la piel, todo lo que debes saber sobre el primer mes de embarazo es totalmente relativo en cada mujer, ya que en unas pueden verse perfectos y en otras pueden empeorar. Por ejemplo, a mujeres que tenían pelo fino se les engrosará y aumentará su cantidad (o al revés), en tanto que el cutis podría ponerse más grasoso y con impurezas o espinillos, o por el contrario, lucir una piel suave y reluciente. En ambos casos, estas metamorfosis son temporales.

También el útero se adapta al “hospedaje” y crecimiento del niñito, dado que se ajusta a la pelvis y se ensancha hasta tener el tamaño de un pomelo para dar espacio.